Por Grecia Juárez desde México | Cobertura Colaborativa

Una adolescente mira una de las habitaciones de su casa, lleva colgada una mochila y algunos objetos en las manos, está por mudarse y se está despidiendo de aquella casa. Aunque en MOVING ON todos los integrantes de la familia libran su propio conflicto, es a través de Okju, la hija mayor, que nos aproximamos a la intimidad de estos seres que recién experimentan el cambio que provoca una separación.

Luego de un divorcio, el padre decide llevarse a sus dos hijos a vivir con el abuelo, a quien no ven desde hace mucho y que se encuentra delicado de salud. Tal como lo indica la traducción del título original al inglés, MOVING ON, en esta película no se mira hacia el pasado, ni siquiera para explicar por qué dejaron su antigua casa o por qué ocurrió la separación; más bien se construye a partir del momento de la mudanza hacia adelante, posiblemente porque eso es lo que tarde o temprano pasará con esta familia: tendrán que seguir a pesar de las heridas y después de ese verano en que, de alguna forma, van a sanar.

Con lo agotador de los días inevitablemente calurosos, la casa a la que llegan es un sitio de tránsito: reconfortante, seguro y a la vez extraño, el escenario idóneo para reencontrarse con personas que hace mucho no veían y autodescubrirse; de ahí que haya momentos en que los personajes se quitan las máscaras. Quizá el más revelador es cuando Okju confronta a su padre por querer vender la casa del abuelo sin que este lo sepa; él le devuelve el reproche diciendo “¿no es lo mismo que tú me hiciste a mí?”, pues sabe que su hija estuvo tomando de su mercancía sin su consentimiento. Es ahí cuando ella reacciona y toma la decisión de remediar sus actos, aunque su padre ni se entere, porque no quiere repetir la historia.

La mirada de la realizadora coreana Dan-bi Yoon es un acercamiento íntimo a las relaciones filiales, el duelo y el crecimiento, a través de la mirada de una joven que empieza a entender el mundo desde lo que ella conoce: su familia.

Dejá un comentario