Por Grecia Juárez desde México | Cobertura Colaborativa

LOOK THEN BELOW es como hacer un viaje a las profundidades de la tierra desde el futuro, como si fuéramos miembros de una civilización que revisita sitios nunca intervenidos por la mano del ser humano. Así, la cámara nos lleva flotando al interior de una cueva o al corazón de una selva, desde una óptica que juega con los colores y el sonido, mientras escuchamos la narración de un texto escrito por Mark von Schlegell.

Podríamos estar en otro planeta, pero en realidad se trata del que habitamos ahora, la Tierra, solo que, esta vez, lo observamos a través de un ejercicio que invita a imaginar uno de los futuros posibles a los que la humanidad se encamina, como un desastre ecológico o simplemente un suceso que obligó a los seres a cambiar su forma de vida. En esa temporalidad, parece un mundo inhabitable, en el que ahora existen nuevas criaturas que sí pudieron adaptarse. Un cuento de ciencia ficción logrado solo con imágenes llenas de luminiscencia, que recorremos a la par del relato asombrado y casi científico de un visitante al que nunca vemos.

Pero a pesar de que estamos sumergidos en escenarios terrenales, por momentos se siente como si estuviéramos en el espacio; la música de Christina Vantzou contribuye a saborear esa experiencia extraterreste, donde todo tienen una sensación bioluminiscente: el agua es de un azul vibrante y antinatural, mientras que el cielo es alternativamente de un verde azulado, atmosferas que recuerdan al último trabajo de Claire Denis en HIGH LIFE (2019) o al mundo brumoso de ANNIHILATION (Alex Garland, 2018).

Esta tercera parte de la serie conformada por SLOW ACTION (2011) y URTH (2016) resulta en un trabajo hipnótico y extraño, de una belleza inquietante.  

Dejá un comentario