Luego de la muerte de su líder, una extraña asociación dedicada a la ufología queda en manos de José Manuel, un joven que regentea el bar de una pequeña ciudad, y el único que puede guardar un secreto importante para el destino de la humanidad. Mientras tanto, la policía busca a una niña que ha desaparecido algunos días atrás. Como lo demostró en sus excepcionales cortos, en su debut en el largometraje Chema García Ibarra altera todavía más la noción de caja de sorpresas que es su cine, con un relato en el que el humor asordinado se inscribe en la ciencia ficción jugando con el registro y el tono documental de las interpretaciones. Tan amplio y extraordinario como parece. Y, cuando todo hace pensar que el espectador consigue sentirse a salvo, aun en estado de alerta permanente, Espíritu sagrado desconcierta con sus temblores de comedia y melancolía, y un zumbido de tragedia indescifrable.

Festivales:

2021: Festival de Locarno (Mención Especial)