RAW
Julia Ducournau
2016 | Francia

¿Por qué verla? Julia Ducournau, cuando ganó este año la Palma de Oro en Cannes, introdujo en su discurso el agradecimiento por dejar entrar al festival a los/las/les monstruos. A sus monstruos. Esa es la descripción perfecta para empezar a conocer el cine de Julia. En espera de la circulación de Titane, film que le mereció el gran premio del Festival de Cannes de 2021, Raw es la antesala magnífica para sumergirse en la mente de esta directora que, vale la alerta, puede dejar sin respirar.

Raw, traducido como Voraz o Crudo, no es sólo un análisis del consumo de carne, sino que también presenta un estudio minucioso sobre el cuerpo adolescente y el horror que significa estar lejos del hogar por primera vez, como así también, lo traumático que puede ser pensar que ese paso de la juventud a la adultez genera miles de cicatrices que nos acompañarán por el resto de la vida. Esa poesía cruel está perfectamente entramada desde un montaje apabullante, la actuación exquisita de Garance Marillier y una banda sonora que acompaña la terrorífica soledad de rodearse de personas nuevas.

Julia Ducournau con su ópera prima desata una forma particular de hacer cine de horror, desde la propiocepción del cuerpo y cómo puede ser destrozado metafóricamente de miles de formas diferentes. Un diálogo directo con las sensaciones físicas de sus espectadores que mantendrán la mandíbula apretada como preludio de Titane, sin garantías de que después se pueda soltar.

Festivales

2016: Festival de Cannes: Premio FIPRESCI (Semana de la Crítica)
2016: Festival de Sitges: 3 premios, incluyendo mejor película europea
2016: Festival Cine Fantástico de Austin: Mejor director (Sección Next Wave), 3ª pos. premio público
2016: London Film Festival: Mejor ópera prima (Sutherland Award)
2017: Premios César: 6 nominaciones inc. Mejor director y ópera prima
2017: Asociación de Críticos de Chicago: Nom. a mejor director novel y película ext