CRIMES OF THE FUTURE
David Cronenberg
2022 | Canadá, Grecia

[Triple reseña para uno de los estrenos más esperados del streaming.]

CRÍMENES DEL FUTURO puede plantearse como el retrato futuro de una distopía cruel y sombría, reconstruyendo ese tono en la puesta en escena a través de un uso particular del claroscuro, cargado de luces y sombras. Utiliza la ironía y el humor de manera sútil en el guión: funcionan como un destello replicante de nuestra actualidad. También queda claro que a Cronenberg le interesa poner de manifiesto el lugar que ocupa el arte en ese caos; en este punto se pone algo huidiza la narrativa, porque divaga entre varios frentes conceptuales en torno al concepto de lo artístico que no termina de amalgamar de manera concreta. CRÍMENES DEL FUTURO pone el foco en aspectos de nuestra actualidad, con la destreza y características a las que el director canadiense nos tiene acostumbrados, sin rankear entre las mejores de su filmografía. Por CAZAPELIS Cande Carreño.

CRÍMENES DEL FUTURO retrata a través de la performance los problemas a los que nos enfrentamos actualmente. El ecocidio y la saturación del plástico son el puntapié para que Cronenberg imagine una historia distópica (y no tanto) sobre la evolución de los seres humanxs y sus órganos. Entre líneas, el director proyecta su interés en la producción artística, la sexualidad y la anarquía a través del horror corporal y pone en tela de juicio el significado y  funcionamiento del cuerpo; siendo este un cuerpo de obra y por lo tanto una divisa inserta en el mercado del arte. Si bien es una película oscura y eso se refleja tanto en el guión como en los recursos estéticos, la esperanza de una revolución siempre está latente. El film también puede leerse como reflejo de las discusiones a las que se enfrenta el arte contemporáneo durante los días que corren.  Por CAZAPELIS Sofi De Vito.

CRÍMENES DEL FUTURO impacta porque es una distopía sin tiempo: nos está ocurriendo ahora mismo. La contaminación sin límites altera los cuerpos y nos explicita nuestro propio artificio, provocando que los más aptos no solo sobrevivan, sino que además sean venerados. A la lascivia y crudeza que nos tiene acostumbrados, acá Cronenberg añade un efecto panóptico. La mortalidad biológica, la explotación de los artistas, las fronteras entre deseo y crimen, amarillismo periodístico, los agrotóxicos entre otros tantos  debates donde la moral se cae a pedazos. Por CAZAPELIS Fernando Brovelli

Festivales: Cannes 2022 (Nominada a la Palma de Oro), Jerusalem 2022, Melbourne 2022